Blancas hienas se suman al festín.
En agua diluyéndose la plata,
niños de guerra ceden polvorín,
bombardean gallina junto a rata.


Más bien dorados, casi de arlequín,
peones de ajedreces. Escarlata
con alba para trajes de postín
contra reina celeste que no mata.


Con razones se curan los delirios
con calidad el juego se construye,
con chambergo someten los ilirios,


enemigos de Roma, no presente.
Un sucesor de Pedro que no influye
en África, destino convergente.