A veces es necesario tomarse con ironía actos que son tan detestables, si no lo hiciéramos así acabaríamos todos locos… la injusticia, la patraña y el egoísmo, inevitablemente, están a la orden del día. Aggggg, odio a este abogado, jajajjaj. Genial tu poema, Jorge. Besitos, amigo.