Tema: El homicida

  1. #1
    Miembro Sobresaliente
    Avatar de Antonio del Olmo
    Fecha de ingreso
    11 ene, 10
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    5,059

    El homicida

    EL HOMICIDA





    El hombre no quería matar, no pensaba que era un asesino, se consideraba “normal”, como casi todas las personas, como usted o como yo. Pero aquel día sucedió lo que nunca hubiera imaginado ni un solo instante durante toda su vida:

    Estaba trabajando en su huerta cuando vino su vecino, el propietario del terreno colindante, con quien mantenía una disputa judicial sobre los límites de sus fincas durante más de siete años. Los jueces pedían más y más papeles, daban más y más plazos, pero dejaban pudrir el pleito. ¡Ya sabemos lo mal que funcionan los funcionarios que carecen de control! Antes del litigio habían sido amigos: compartieron el mismo pozo para regar y, además, sus esposas eran hermanas.

    Aquella tarde la disputa se prolongó más… demasiado. La tensión acumulada en los dos estalló, igual que explosiona un depósito de gas que no puede contener la sobrepresión. La disputa sobre el terreno derivó en insultos y descalificaciones personales que no tenían relación con el pleito. Los dos sintieron una oleada de sangre caliente que salió del corazón y llego al cerebro: el veneno del odio, un impulso doloroso que genera violencia. Entonces salió de su guarida la serpiente venenosa que todos llevamos dentro, en nuestros genes, desde hace millones de años. Se despertaron los instintos agresivos que han surgido durante la evolución de nuestras especies precursoras: los de los reptiles, lagartos, mamíferos y primates. La educación no había conseguido apresar los instintos de la serpiente para liberar a la razón.

    Al final de la tarde, los golpes sustituyeron a las palabras y el azar se unió a la violencia. El vecino recibió un puñetazo en la nariz, cayó de espaldas y se golpeó contra una piedra en la nuca. Murió enseguida, después de unas ligeras convulsiones.



    El homicida no podía creer que su adversario, el que fue su mejor amigo hasta que empezó el pleito, estaba muerto. Se quedó petrificado mirando el cuerpo paralizado con los ojos muy abiertos. Hubiera querido dar marcha atrás, pero el tiempo es una corriente imparable que nos lleva a todos, dejando sólo algunos recuerdos. Rememoró el momento más feliz que habían vivido juntos: aquella noche que pasaron en un camping de la playa con sus novias, cuando escucharon las conversaciones intimas y las risas que salían de sus tiendas de campaña. La misma luna llena de aquella noche brillaba en ese momento, pero él no era el mismo, se había convertido en un homicida.

    Una obsesión se apodero de la mente del homicida: “tenía que enterrar el cadáver para borrar el suceso, como si no hubiera pasado nada”. Cavó un hoyo durante más de tres horas, sin pensar en otra cosa, sin sentir dolor ni cansancio. Arrastró el cadáver al fondo de la fosa y pudo ver, con la luz de la luna llena, que los ojos muertos seguían abiertos ¡parecía que le miraban! Pensó que nunca podría olvidar aquella la mirada. Le costó mucho tapar aquellos ojos con las primeras paladas de tierra, no atinaba. El entierro le dejo extenuado, hasta tal punto que durmió durante más de10 horas en el suelo de la caseta de su huerta.

    Al día siguiente, cuando se despertó, pensó que todo lo sucedido había sido una pesadilla; pero enseguida comprendió que había matado y enterrado al que fue su amigo. Sintió un golpe que rompió el centro de su alma. Comprendió que nunca podía enterrar en su memoria el recuerdo de la mirada del muerto.

    El homicida llegó al cuartel de la guardia civil, caminando como un muerto salido de su tumba. El cabo de guardia se quedó anonadado cuando vio a un hombre empapado de barro que descargó todo su terrible peso confesando:

    – He enterrado a un hombre en mi huerta. Yo no le maté. Le asesinó una serpiente venenosa que vive en mi cuerpo. No soy un asesino… siempre he sido una persona normal.


    ***
    Podéis descargar gratis mis libros en la dirección:

    https://www.facebook.com/groups/antoniodelolmolibros



  2. #2
    Avatar de lyliam
    Fecha de ingreso
    16 mar, 11
    Mensajes
    9,814
    Que buen cuento Antonio... al leer me convierto en personajes y sentí realmente ese enojo estúpido de dos que no pueden dar marcha atrás y continúan haciendo crecer al monstruo (en este caso una serpiente) y permitir que nos arruine la vida algo que se hubiese solucionado tan fácil.
    Están también los mediadores, como siempre con su burócrata apatía demorando decisiones y fallos que alimentan también a la bestia y claro que está ese instinto retorcido que muchos no logran frenar. Como olvidamos los buenos momentos y el odio vence a la amistad, si, el ser humano es depredador de su propia especie. De cualquier forma también he sentido el arrepentimiento y ese romper del centro de su alma. Amigo, que buen cuento, mis aplausos y mi abrazo de siempre.


    Hace muchos años ( Estrellita mi hija era adolescente) compró una pareja el terreno junto a mi casa no para vivir permanente sino para construir una casa de playa y venir en verano o feriados. Se veían adinerados y se mostraban un poco bastante soberbios tal vez porque mi casita se estaba construyendo y no era tan bonita o cara como la de ellos iban a construir decidieron nunca saludarnos a pesar de que nos ofrecimos en muchas ocasiones en fin! La cosa fué que trajeron un agrimensor que midió su terreno y colocó un poste marcando cada punta del mismo menos en la esquina del frente que juntaba mi casa y la de ellos!! Así que la señora viajaba cada quince días mas o menos desde la capital a controlar sus albañiles y de paso medía el frente y colocaba un palo enterrado en la arena y lo rodeaba de piedras (muchas piedras) para delimitar los terrenos no se con que intención ya que mi casa ya estaba construida y ni modo que yo la corriese de sitio! Jjajjajajja. Bien, lo gracioso era que Estrellita a la noche se levantaba y movía ese palo unos quince o veinte centímetros de lugar para donde fuese atrás adelante al costado y volvía a rodearlo de piedras y a esperar. Pasaban los días y cuando llegaba la señora era para alquilar balcones!! Pasaba horas midiendo de poste a poste y vuelta a medir y nada que no lograba comprender como era posible que las medidas no dieran jajjajajjajajja. Y este cuento viene a que en una ocasión esta señora se sintió realmente mal y fué que decidimos dejarlo por la paz a pesar de que nos divertíamos mucho, Ay que malas éramos!! Tu cuento me lo recordó y sentí eso mismo, esa insensatez de pelear por veinte centímetros de mi vecina que la llegaba a enfermar de rabia y a nosotras de un poco de inconciencia. Poquito.

  3. #3
    Miembro Sobresaliente
    Distinciones

    Avatar de maria jose
    Fecha de ingreso
    07 abr, 10
    Mensajes
    10,877
    Hay que ver lo que son las cosas. Cómo en un minuto la rabia, la envida, los celos e incluso la venganza puede cambiar, destrozar la vida. Ese extremo es tremendo y demoledor.
    Una historia muy bien narrada y creo que fiel a la realidad, qué miedo de nosotros mismos. Dios nos guarde.
    Me ha gustado leerte, Antonio.
    Un abrazo.

  4. #4
    Miembro Sobresaliente
    Avatar de Antonio del Olmo
    Fecha de ingreso
    11 ene, 10
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    5,059
    Cita Iniciado por lyliam Ver mensaje
    Que buen cuento Antonio... al leer me convierto en personajes y sentí realmente ese enojo estúpido de dos que no pueden dar marcha atrás y continúan haciendo crecer al monstruo (en este caso una serpiente) y permitir que nos arruine la vida algo que se hubiese solucionado tan fácil.
    Están también los mediadores, como siempre con su burócrata apatía demorando decisiones y fallos que alimentan también a la bestia y claro que está ese instinto retorcido que muchos no logran frenar. Como olvidamos los buenos momentos y el odio vence a la amistad, si, el ser humano es depredador de su propia especie. De cualquier forma también he sentido el arrepentimiento y ese romper del centro de su alma. Amigo, que buen cuento, mis aplausos y mi abrazo de siempre.


    Hace muchos años ( Estrellita mi hija era adolescente) compró una pareja el terreno junto a mi casa no para vivir permanente sino para construir una casa de playa y venir en verano o feriados. Se veían adinerados y se mostraban un poco bastante soberbios tal vez porque mi casita se estaba construyendo y no era tan bonita o cara como la de ellos iban a construir decidieron nunca saludarnos a pesar de que nos ofrecimos en muchas ocasiones en fin! La cosa fué que trajeron un agrimensor que midió su terreno y colocó un poste marcando cada punta del mismo menos en la esquina del frente que juntaba mi casa y la de ellos!! Así que la señora viajaba cada quince días mas o menos desde la capital a controlar sus albañiles y de paso medía el frente y colocaba un palo enterrado en la arena y lo rodeaba de piedras (muchas piedras) para delimitar los terrenos no se con que intención ya que mi casa ya estaba construida y ni modo que yo la corriese de sitio! Jjajjajajja. Bien, lo gracioso era que Estrellita a la noche se levantaba y movía ese palo unos quince o veinte centímetros de lugar para donde fuese atrás adelante al costado y volvía a rodearlo de piedras y a esperar. Pasaban los días y cuando llegaba la señora era para alquilar balcones!! Pasaba horas midiendo de poste a poste y vuelta a medir y nada que no lograba comprender como era posible que las medidas no dieran jajjajajjajajja. Y este cuento viene a que en una ocasión esta señora se sintió realmente mal y fué que decidimos dejarlo por la paz a pesar de que nos divertíamos mucho, Ay que malas éramos!! Tu cuento me lo recordó y sentí eso mismo, esa insensatez de pelear por veinte centímetros de mi vecina que la llegaba a enfermar de rabia y a nosotras de un poco de inconciencia. Poquito.
    Tenemos que enseñar en las escuelas a vencer los instintos de nuestras especies precursoras durante la evolución. Así los niños aprenderán a ser personas, su principal asignatura para convivir en paz.

    Tiene su gracia la historia del palo y las piedras, me recuerda a los perros que señalan su teritorrios orinando en el contorno. El instinto de la propiedad está muy arraigado, aunque tu vecina no empleaba este método. Ja ja ja...

    Gracias por el comentario. Salud y ventura.
    ***
    Podéis descargar gratis mis libros en la dirección:

    https://www.facebook.com/groups/antoniodelolmolibros



  5. #5
    Miembro Sobresaliente
    Avatar de Antonio del Olmo
    Fecha de ingreso
    11 ene, 10
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    5,059
    Cita Iniciado por maria jose Ver mensaje
    Hay que ver lo que son las cosas. Cómo en un minuto la rabia, la envida, los celos e incluso la venganza puede cambiar, destrozar la vida. Ese extremo es tremendo y demoledor.
    Una historia muy bien narrada y creo que fiel a la realidad, qué miedo de nosotros mismos. Dios nos guarde.
    Me ha gustado leerte, Antonio.
    Un abrazo.
    Tenemos que aprender, desde la más tierna infancia, a vencer los instintos de las especies que nos precedieron en la evolución. La cultura nos diferencia de los animales.

    Gracias por leer y comentar este relato más largo de lo normal. Un abrazo.
    ***
    Podéis descargar gratis mis libros en la dirección:

    https://www.facebook.com/groups/antoniodelolmolibros



Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  

Iniciar sesión

Iniciar sesión