El auditorio estaba repleto, el evento para homenajear a mujeres y hombres prominentes del año entregaba unas distinciones muy particulares, entre ellas, al caballero que mejor conocía a las mujeres, allí estaba Santiago Peralta, elegido por absoluta mayoría como el mas conocedor del universo femenino, al llegar su turno para recibir la distinción tomó aire, se ajustó la corbata y salió al escenario donde recibió una clamorosa ovación, a paso calmado se acerco al micrófono luego de recibir un trofeo, volvio a respirar profundo y comenzó;

__Muchas gracias damas y caballeros por distinguirme con tan inmerecido reconocimiento, hay otros caballeros con mayor sapiencia que yo en este campo... ¿que puedo contarles sobre mi conocimiento acerca de las mujeres? muy poco, casi nada, aunque todos digan que soy el mas indicado, el hombre que mejor las conoce, el hombre del cual sus amigas y las que no lo son, se abstienen de hablar bien o mal, cuando se les pregunta sobre mis defectos... y creanme que tengo muchos, ellas prefieren callar y sonreír, antes que revelar cualquier intimidad sobre mi.

Solo puedo decir que tengo una larga historia de amores y éxitos, des amores y fracasos, desde los tiernos brazos de mi madre hasta los mas fogosos de la mas bella de todas que con una caricia te dejan sin aliento.
Lo menos que puedo hacer ahora es contar como ha sido mi vida con ellas, no las conozco como todos creen, puedo decirles con certeza, que nadie en este mundo puede asegurar que las conoced verdad,son un enigma incluso para ellas mismas, una tentación irresistible cuando se prodigan en amor verdadero, el paraíso jamás soñado es poco cuando te aman con intensidad, incluso lloras como nunca pensaste y no alcanzas a comprender que tanta dicha sea verdad.

Pero una cosa es cierta; no sabemos lograr que sea eterno, es imposible contener ese manantial torrentoso que se escapa entre los dedos, lo peor de tanta belleza es que solo se vive una sola vez, luego, nada por parecido que llegue a ser, vuelve a sentirse igual.
Cuando es uno el responsable de mandar todo ese aor puro al carajo, por mas que lo intentes no podrás restaurarlo, la magia se ha desvanecido y todo es un caso perdido.
Si es ella quien te dice "hasta aquí llegamos" sufres la peor de las torturas porque pasas mucho tiempo entre desvelos negandote a reconocer que fue tu culpa, te llenas de oscuros pensamientos sin poder sanar tu orgullo de macho herido, tratas por todos los medios de conseguir una muy esquiva segunda oportunidad, si logras esto tienes que entender que estas en una delgada y frágil cuerda floja, de donde no hay retorno si fallas otra vez.

Lo mínimo que todo caballero tiene que saber es que el universo femenino no debe tomarse a la ligera, que nos adentramos en un mundo fascinante mas no ingenuo, bello mas nunca frágil aunque así lo parezca, ese universo nos brinda todas sus maravillas... pero no se confundan, no dudan en lanzarte al infierno si no correspondes como se debe.
las mujeres pueden odiarte con tal intensidad que no imaginas aunque te besen apasionada mente... ¿suena cruel verdad? es precisamente eso lo que mas nos atrae de las damas, or eso es que hacemos una y mil locuras en pos de su amor, nos lanzamos en las mas quijotescas cruzadas sin que nos importe morir en el intento, componemos para ellas las mas sublimes tonadas y las cantamos así nuestra voz no nos ayude... cuando nos enamoramos ¡somos
patéticos!
Deben tener en cuenta caballeros que cuando una mujer dice no a veces quiere decir que si, lo mismo al revés, estamos propensos a quedar en un laberinto sin salida cuando las respuestas son; no lo se, tal vez, decide tu... Se requiere caballeros, que sepamos amar de verdad y de manera incondicional estar a su lado en los momentos felices y con mayor razón en aquellos donde todo parece irse al infierno, es una obligación caballeros, saber y aceptar que siempre han de querer un poco mas te todo lo que les brindamos, tanto en lo material como en lo emocional, son muy pocos esos valientes capaces de sobrevivir como novios, esposos, padres, amantes, compañeros de toda la vida.

Por último debo decirles a los caballeros que en sus cabezas no acepten el eterno mandato de las damas, que tienen una guerra perdida, que ya no son los sumos proveedores de todo y no tienen la razón absoluta, soy el menos indicado para dictar cátedra sobre el universo femenino... solo olvidemonos de seguir pregonando la doctrina del sexo fuerte porque a diario vemos que eso jamás fue cierto... muchas gracias damas y caballeros