1. #1
    Miembro Sobresaliente
    Distinciones

    Avatar de maria jose
    Fecha de ingreso
    07 abr, 10
    Mensajes
    10,587

    Romance Del Feo -Rafael de León-

    Ya se me olvidaba, amigos,
    que ayer prometí contaros
    los motivos y razones
    de por qué soy Legionario.
    Mientras leía esta carta,
    los estaba recordando.

    Yo era el chaval más humilde,
    más bueno y más «desgraciao»
    que se inscribe en los Padrones
    de la Cabecera al rastro.
    Y aunque mi madre era guapa,
    según los que la trataron,
    mi padre fue por lo visto,
    de un feo tan exaltado,
    que se miró en un espejo
    y, al verse, palmó en el acto.
    Y esta cara fue la herencia
    que mis papás me dejaron:
    moreno-verde-aceituna,
    pelos tiesos, chiquitajo.

    Nadie me llamaba Antonio,
    que es así como me llamo,
    sino «El Feo». Con el nombre
    de «el Feo» me bautizaron.
    Las comadres que llevaban
    a su retoño en brazos diciendo:
    «rey del mundo, tesoro,
    mi cielo, mi encanto».
    Yo jamás supe lo que era,
    ni de limosna, un halago.

    De pequeño, me vengaba
    de los chavales del barrio:
    «pata's» en las espinillas,
    mohicones, cascotazos,
    ¡que a éste le quito la gorra!,
    ¡que tumbo a aquel otro en el fango!
    ¡Que polvos de pica-pica
    por el «cogote» a «puñaos»!
    Y al que pesco en una fuente,
    le empujo, y al agua patos.
    De «el feo» todos decían
    que era de la piel del diablo,
    y «el feo» todas las noches
    se adormilaba llorando.

    Y al fin le salió la barba;
    allá va mocito «honrao»
    que sabe ganarse a pulso
    la vida con su trabajo.
    Le siguen llamando «el feo»;
    ¡qué más da, si al fin y al cabo
    los hombres pueden ser hombres
    aunque no estén ondulados!
    ¿De novias?, ¿con mi carita?,
    «pa'» que iba a meterme en gastos;
    le digo a cualquiera ¡mira!
    y al verme le da un colapso.

    Pero el sino se presenta
    cuando menos lo esperamos;
    un chaval que lo bautizan
    a escote los de mi patio,
    una madre, que en los ojos
    lleva escrito el desengaño.
    Yo, que me muero de pena,
    que me doy tres latigazos,
    que se me olvide mi rostro,
    que me acerco al «cristianao»,
    y en una copla, a la madre,
    mi corazón le regalo:
    con esa flor de tu rama,
    voy a hacer una caridad,
    yo tengo cuatro apellidos,
    los cuatro le voy a dar,
    como si fuera hijo mío.

    Y lo cumplí, a los tres meses
    yo era ya un hombre casado
    con una mujer bonita,
    noble, leal y de buen trato,
    y con un chaval que en el alma
    yo me lo puse a caballo.
    Los que me llamaban feo
    me lo siguieron llamando,
    y con razón, pero ella nunca
    puso tal nombre en sus labios
    y yo, se lo agradecía.
    Y así vivimos tres años
    sin ella decirme «el feo»
    ni yo recordarle el pasado.

    Recuerdo que fue un domingo...
    Yo tenía al niño en brazos
    cuando una sombra en la puerta
    preguntó: «¿Está la Rosario?»
    «Está para mí, -le dije-
    que pa' usted ya la enterraron».
    «Pues vengo a resucitarla
    y a llevarme ese macaco,
    porque lo feo se pega
    y usted lo es un rato largo».
    No dijo más, ni un suspiro,
    cayó como cae un árbol
    cuando lo siegan de golpe
    los cien cuchillos de un rayo.
    Pero ella, sí que dijo,
    viendo en tierra aquel guiñapo,
    me lo dijo sin palabras,
    me miró de arriba abajo
    de una manera tan fina,
    diciéndomelo tan claro
    que nunca pensé que un mote
    pudiera hacer tanto daño.

    Los jueces dijeron: «¡libre!»
    Yo respondí: «¡condenado!
    ¿A quién vuelvo yo mis ojos?
    ¿Dónde encamino mis pasos?»
    y la Bandera de España
    me contestó: «A mí, muchacho,
    que yo voy a ser tu madre,
    te daré gloria y amparo
    y te enseñaré el secreto
    de andar con la frente en alto,
    te haré novio de la muerte,
    que es la novia de los guapos».

    Y aquí estoy con esta carta,
    que hoy ha llegado a mis manos,
    donde un chiquillo me dice:
    «Papá, tengo tu retrato,
    me gusta mucho que seas
    Caballero Legionario,
    porque con ese uniforme:

    ¡Mecáchis que si estás guapo!»

  2. #2
    Miembro Sobresaliente
    Distinciones

    Avatar de maria jose
    Fecha de ingreso
    07 abr, 10
    Mensajes
    10,587
    No me canso de leer sus romances, grande entre los grandes. Me encanta la vida que le imprime a sus letras toque el tema que toque, fue sobre todo persona de corazón sentío.

  3. #3
    Miembro Sobresaliente
    Distinciones

    Avatar de maria jose
    Fecha de ingreso
    07 abr, 10
    Mensajes
    10,587
    Hola Rubhy gracias por tu bonito comentario, me alegra que te gusten sus poemas y su estilo. Rafael de León era un genio a la hora de componer romances, nació en Sevilla el 6 de febrero de 1908, en el seno de una familia de la alta burguesía, muy religiosa, estudió derecho en la Universidad de Granada donde conocerá a Federico García Lorca.En 1932 se traslada a Madrid bajo la influencia del gran músico sevillano Manuel Quiroga que junto con el autor teatral Antonio Quintero llegan a formar el prolífico trío Quintero, León y Quiroga teniendo registradas más de cinco mil canciones. Llegada la guerra civil española se encuentra en Barcelona donde es encarcelado por parte de las autoridades republicanas debido a su origen aristocrático. Algunos de sus romances han sido letra para coplas como el de Ojos Verdes cantado entre otras por Conchita Piquer. Pertenece por derecho propio a la denominada Generación del 27 de los poetas españoles, aunque un incomprensible olvido ha hecho que nunca figure en esa nómina. Falleció en Madrid en 1982.
    A grandes rasgos te dejo parte de su biografía.
    Y otro bonito romance que se llama Romance.

    Yo me acerqué hasta tu vera
    con miedo, ¿por qué negarlo?
    En las sienes me latían
    cincuenta y dos desengaños;
    gris de paisaje en los ojos,
    risas sin sol en los labios,
    y el corazón jadeante
    como un pájaro cansado.

    Yo me acerqué hasta tu vera
    con miedo, ¿por qué negarlo?

    Te reventaba en la boca
    un clavel de veinte años
    y en la mejilla un süave
    melocotón sonrosado.
    Cuando dijistes: «Te quiero»
    fue tu voz igual que un caño
    de agua fresca en una tarde
    calurosa de verano.

    Se me echó encima el cariño
    lo mismo que un toro bravo
    y quedé sobre la arena
    muerto de amor y sangrando
    por cuatro besos lentísimos
    que me brindaron tus labios.

    De la sien a la cintura,
    de la garganta al costado.
    ¡Qué boda sin requilorios
    sobre la hierba del campo!
    ¡Qué marcha nupcial cantaba
    el viento sobre los álamos!
    ¡Qué luna grande y redonda
    iluminó nuestro abrazo,
    y qué olor el de tu cuerpo
    a trigo recién cortado!

    El pueblo, a las dos semanas
    hizo lengua en los colmados,
    en las barandas del río,
    en la azotea, en los patios,
    en las mesas del casino
    y en los surcos del arado:
    «Un hombre que peina canas
    y que le dobla los años».

    Es cierto que peino canas
    pero en cambio, cuando abrazo
    soy lo mismo que un olivo,
    igual que un ciprés sonámbulo,
    Cristobalón de aguas puras
    que atraviesa el río a nado
    si ve en la orilla unos ojos
    o una boca hecha de nardos,
    para cortarle el suspiro
    con el calor de mis labios.

    Que me escupan en la frente,
    que me pregonen en bandos,
    que vayan diciendo y digan.
    Tú conmigo; yo a tu lado
    respirando de tu aliento,
    yendo al compás de tus pasos,
    refrescándome las sientes
    en la palma de tu mano.

    Centinela de tus sueños,
    hombro para tu descanso,
    Cirineo de tus penas
    Y San Juan de tu calvario
    para quererte y tenerte
    en la noche de mis brazos.

    ¡Qué importa que haya cumplido
    cincuenta y pico de años!
    ¿En qué código de amores,
    en qué partida de cargos,
    hay leyes que determinen
    la edad del enamorado?
    En cariños no hay fronteras,
    ni senderos, ni vallados,
    que el cariño es como un monte
    con un letrero en lo alto
    que dice sólo: «Te quiero»
    Y colorín colorado.




    Abrazos bonita.

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  

Iniciar sesión

Iniciar sesión